¿Alguna vez te han contado un cuento antes de dormir?

Si has tenido esa suerte probablemente tengas claro que quieres regalarle momentos como ese a tus peques más cercanos. Son instantes tan de verdad que con el tiempo se convierten en los recuerdos más entrañables.

Los cuentos tienen muchos beneficios en el desarrollo personal de las personas, especialmente en los niños.

Tanto leer como escuchar historias nos enriquece intelectualmente.

Para entender la historia es necesario prestar atención, y también trabajar la paciencia para conocer el desenlace. El simple hecho de disfrutar de un cuento incita a la lectura, y ésta favorece la riqueza de vocabulario y la comprensión, que están directamente relacionadas con la expresión oral.

Por otro lado, para crear la imagen mental de lo que estamos leyendo o escuchando, es necesario dar rienda suelta a la imaginación, a la fantasía y a la creatividad, y por supuesto, hacer uso de la memoria para recordar personajes, lugares o situaciones.

Etiqueta y cuento de una de nuestras prendas

El beneficio de los cuentos a nivel personal y emocional está demostrado a través del aprendizaje por impacto.

Cuando algo nos “toca” emocionalmente, hay cierta información o datos que se nos graban de forma inconsciente, por eso, por ejemplo, la mayoría de las madres no pueden olvidar detalles del día en que dieron a luz (el peso, la hora, el tiempo, olores…).

Cuando somos pequeños hay pocas emociones mejores que las relacionadas con el tiempo compartido con nuestras personas importantes, sobre todo padres y madres.

Los cuentos fomentan y potencian el vínculo familiar y lo que vivimos durante los 7 primeros años  de nuestras vidas, marca toda la demás.

Por eso el apego familiar influye tanto en nuestro comportamiento psicológico.

En este aspecto, los relatos favorecen la identificación, gestión y expresión de miedos, sentimientos y emociones, y consiguen de forma sencilla, que nos pongamos en el lugar de los demás (empatía), fomentando también el altruismo y los valores.

Pero esto no es todo, porque hay otra enseñanza que va implícita en todos los cuentos, ya que todos ellos se desarrollan en una sociedad o entorno específicos y con un folclore determinado,

estimulando el aprendizaje cultural.

Los cambios en la sociedad influyen en la forma de contar y escribir los cuentos, pero como has visto, los cuentos también hacen mejores a las personas, y este es el motivo por el que en Farrapos e contos hemos buscado la manera de que las prendas de contribuyan a hacer más íntegro nuestro trocito de planeta.

Pack oferta: adulto + niño